San Fernando - Promesa 2015

San Fernando y la Promesa en 2015

Para un afiliado a la O.J.E., un momento clave en cada curso es el día de renovación de la Promesa y la celebración de la festividad de nuestro Santo Patrón, San Fernando. Es el momento en que cada cual renueva su compromiso de continuar manteniéndose fiel a las reglas que han marcado, marcan y marcarán siempre el estilo de vida de la Organización Juvenil Española.

cropped-DSCN0841.jpg

Este año, como el anterior, el evento tuvo lugar en el, ya popular e histórico, Campamento El Alto del León de San Rafael, Segovia. La afluencia de afiliados de los diversos Hogares de Madrid resultó ámpliamente satisfactoria y el ambiente de fiesta, camaradería, sana actividad y servicio definió todo el transcurrir de la importante jornada (partida en dos con noche de pernocta de por medio).

Diana, Gabriela y Luis Fernando formularon su Promesa individual por primera vez y, en la Vigilia celebrada por nuestro Hogar la noche del sábado, el ritual llevado a cabo fue todo un signo de distinción que emociónó sobremanera a aquellos que, llegados al mismo siendo niños esperanzados, tras el mismo, volvieron a sus tiendas convertidos en “caballero” y “damas” de la OJE, tras ser investidos como tales y habiéndoseles otorgado la dignidad correspondiente. La ceremonia, en la cálida intimidad de la capilla al aire libre, rodeados de camaradas y algunos padres, todo un acontecimiento.

Como colofón a la investidura se entregaron diversas recompensas a otros afiliados del Hogar:

  • Aspa a la constancia por dos años de servicio a: Diana, Casilda, Gonzalo, Desirée, Jonathan, Pablo, Pedro, Diego y Gabriel.
  • Luceros, a la constancia por 4 años de servicio: Lidia,  Almudena e Iñigo.

En la mañana del domingo se realizaron actividades por grados para después -en torno al mediodía- celebrar la Santa Misa todos los hogares juntos, culminando con la entrega de recompensas a afiliados por parte de la Regional Madrileña. Los merecídamente agraciados de nuestro Hogar, por su servicio a la Organización, fueron:

  • Javier (F Verde)
  • Alberto (F Plata)

Tras esta ceremonia procedimos a degustar una suculenta Paella -marca de la casa- elaborada sábia y magistralmente por un grupo de padres y madres de nuestro Hogar, colaboradores habituales en todas aquellas actividades que se les requiere por parte del cuadro de mandos.

El mural de Los Leones…

    Haz clic en las imágenes para agrandar   

¡VALE QUIEN SIRVE!

Leones de Castilla

flecha-marcha

A una semana de la marcha y pernocta…

Todos los afiliados del Hogar Leones de Castilla estamos deseando que llegue el sábado que viene…

flecha-marchaPequeños, medianos y mayores… todos anhelamos llegue el fin de semana que viene. Si hay algo que caracteriza el verdadero sentimiento de aquellos que participamos en esta gran familia que es la O.J.E. eso es, sin duda, el gran deseo general de estar presentes en todas aquellas actividades lúdico-formativas de esas a las que, desde hace décadas, hemos definido como de “Aire Libre”.

Si bien la pernocta que realizará nuestro Hogar, la noche del próximo sábado, no es al clasico estilo de acampada, ni en vivaq (las tiernas edades de algunos participantes y las arreciantes condiciones climáticas -invernales aún en la Sierra de Guadarrama- así lo dictan), no por ello pierde el atractivo ni la ilusión que siempre nos han provocado este tipo de eventos. El pasar la noche en un acogedor refugio -dotado de ciertas comodidades y a 1900 mts. de altitud aproximádamente- facilita el acontecimiento que será ese despertar de los pequeños flechas a un mundo y una forma de vivir con unos horizontes mucho más ámplios de lo que, hasta ahora, habían vivido a la hora de experimentar nuevas sensaciones, divertirse y aprender.

Para algunos de nuestros chicos será su “bautizo de fuego”, su primera noche en la montaña y, muy importante, sin sus padres. Es el momento del despegue… El momento de un corto desapego en beneficio de un desarrollo personal que luego generará, si cabe, una unión de sentimientos mucho mayor entre padres e hijos; entre flechas, arqueros, cadetes y mandos. El momento donde los valores de hermandad y convivencia entre camaradas, con noche incluida, despertarán la mirada de nuestros chicos, infantil aún, a una nueva forma de ver y vivir la vida.

“Vale quien sirve. Servir es un honor”